LOS REYES DE LA HERMANDAD

Tenemos frescos en nuestra memoria esos momentos vividos el pasado 6 de Enero, el día de los Reyes Magos, el día de la ilusión, el día de la solidaridad festiva. Los Reyes de nuestra Corporación repartieron ilusión y sonrisas a sesenta y cinco niños, que es casi decir a casi sesenta y cinco familias que pudieron ver en sus hijos. sobrinos o nietos, reflejados en sus rostros la dicha. Solo por ello, todos los esfuerzos son nimios. Gracias Majesades, gracias hermanos y hermanas por hacer un día más este pequeño milagro.
 
 

Un año más la Diputación de Caridad en particular y todos los hermanos en general se han volcado en estos actos navideños y especialmente el día de Reyes.

 
 

La vivencia de esta Diputación referente a la organización de la entrega de juguetes a todos los niños y niñas a cuyos padres se les está ayudando desde la Bolsa de Caridad en este año ha sido muy reconfortante, al ver la respuesta de los hermanos y devotos de nuestra Hermandad a la llamada que se les hizo para la colaboración con la entrega tanto de alimentos como de juguetes.

Gracias a ello se han podido dar a estos niños y niñas  un total de 65 lotes de juguetes, los cuales fueron entregados por sus Majestades los Reyes Magos en nuestra Capilla. La mañana del 6 de enero fue para nosotros un día muy especial, al ver que nuestro esfuerzo se veía recompensado en las caritas de esos pequeños en el momento que se les entregaban los juguetes de mano de los Reyes Magos y lo felices que se marchaban.

Como responsable de la Bolsa de Caridad quiero desde estas líneas dar las gracias a los que han colaborado para que todo lo que nos propusimos llegara a buen puerto, y a los Reyes Magos por su especial disposición, llevando la alegría a tantos niños y niñas, en un día que es tan especial para ellos.

Gracias a Nuestro Padre Jesús de las Penas y a María Santísima de la Estrella, a los que nos encomendamos, ya que por su protección ha sido posible que todo saliera satisfactoriamente.

.

 
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     

Texto: Angel Cornejo

Fotos: Francisco Garrudo y Comunicación

 

 

 
 
 
Bookmark and Share
subir